Cómo evitar una de las trampas más mortales en la empresa misionera