Cómo los avances en tecnología han impactado la traducción

Cómo los avances en tecnología han impactado la traducción
Resumen

Cuando John y Bonnie Nystrom comenzaron a traducir por primera vez en 1990 para el idioma Arop de Papúa Nueva Guinea, usaron una computadora portátil simple para mecanografiar borradores de traducción. La mayor parte del trabajo se realizó a mano. Hoy en día, los programas de software como Paratext ayudan a reducir el esfuerzo del equipo de traducción al tiempo que aumentan el rendimiento de su trabajo.

Fuente
Revista VAMOS

“Las computadoras son mejores y más rápidas que las personas a la hora de encontrar cosas y contarlas”, explica John. “Pero las grandes herramientas de traducción utilizan las habilidades de búsqueda y recuento de los ordenadores para establecer lo que un traductor quiere hacer: decidir si lo que hay es correcto o si se puede mejorar”.

Cuando John y el equipo estaban traduciendo los libros de 1 y 2 Timoteo y Tito, tuvieron dificultades para traducir la frase “conciencia limpia”. A medida que continuaron, pudieron elegir la traducción más precisa y natural. En lugar de tener que buscar en la traducción a mano todos los casos de “conciencia limpia”, utilizaron Paratext para identificarlos de inmediato. Hace años esto habría requerido un esfuerzo significativo y el equipo no estaría seguro de haber detectado todas las irregularidades. Pero ahora, Paratext identifica las ubicaciones de palabras y frases bíblicas clave y muestra cómo se han traducido.

John y Bonnie, junto con otros miembros de Wycliffe, trabajan en un proyecto de grupo que se centra en 10 idiomas diferentes en Papúa Nueva Guinea. El desarrollo de programas informáticos no sólo ha ayudado a aumentar la velocidad y la precisión del proceso de traducción, sino que también ha facilitado la participación de los hablantes locales en el trabajo. “Algunos de los pastores locales con los que trabajo tendrían que esforzarse mucho para trabajar en una traducción ellos mismos”, explica John.

“Pero como trabajan en grupo, y como la tecnología les ayuda a aprovechar el trabajo de los demás, son capaces de producir una traducción de mayor calidad y en mucho menos tiempo.”.

Además, agregó: “Muchos de mis amigos pastores no tenían experiencia previa con la computadora y muy poca educación formal. Cada que las herramientas de traducción mejoran, y especialmente a medida que las diseñamos para que sean más accesibles, abrimos la puerta para que más personas participen en el proceso de traducción de la Biblia”.

John recuerda cómo era el trabajo de su equipo antes de los desarrollos de software. Cuando el proyecto de traducción del clúster comenzó en 2001, el equipo dedicó mucho tiempo y esfuerzo a guardar, actualizar y almacenar archivos. Las herramientas de software no permitían que varias personas trabajaran al mismo tiempo ni en diferentes lugares. Pero con Paratext, pueden colaborar fácilmente, incluso a través de dos continentes. John vive ahora en Estados Unidos, pero participa activamente en el trabajo a distancia. “Por eso, los desarrolladores de software [en las misiones] son algunos de mis héroes”, compartió John. “Podrían ganar más dinero en otro lugar, pero ellos están dando su vida para producir un gran software para los traductores de la Biblia. No conozco otro lugar en el que una persona pueda tener un impacto tan grande y amplio que trabajando en la traducción de la Biblia”.

Melissa Paredes. Publicado en COMIBAM. Fuente: Wycliffe USA

 
Votación
Sin votos (todavía)