¿Mi pastor visitará el campo?

¿Mi pastor visitará el campo?
Resumen

“No importa cuánto cueste un pasaje o suspender otras cosas en la agenda, lo importante es no llegar tarde a sus vidas.”

Fuente
Revista VAMOS

Uno de los soportes más esenciales en el cuidado pastoral del misionero es la visita de su pastor a su lugar de trabajo en el campo.

Me llama la atención cuántos viajes surgen hoy día para tantas cosas: Desde una invitación a predicar como unas meras vacaciones. Debemos planificar un viaje anual o bienal (depende del plazo de regreso) de visita a nuestros misioneros de la misma manera en que agendamos aquellas cosas que nos interesan durante el año.

Jamás entenderemos sus vivencias a la distancia, sólo podemos escucharlas.

Pablo dejó registrado en sus cartas cuánto significó la visita de Epafrodito, no sólo en tiempo de necesidad, sino también la de Timoteo, cuando sus emociones y fuerzas físicas se debilitaban y tocaban la línea de la tristeza y la angustia.

En las cuentas de Dios, de la misma manera que mes a mes Dios da prueba de su fidelidad al sostén misionero, también Él tiene la provisión para estos gastos de atención pastoral. Claro que primero debemos decidir hacerlo, luego veremos cómo Dios nos guía y suple todas las cosas necesarias.

La visita será de ánimo, apoyo, ministración, recreación, amistad, compañerismo, intercambios, sanidad, consejería matrimonial y familiar. También será un viaje de provisión material, ya que es un viaje especial y debemos aprovechar al máximo enviándoles algo en la valija que llevará el pastor aparte de sus cosas personales.

De más está decir que, este pastor que atiende a su misionero en el campo, y regresa a su iglesia, no será el mismo en su mensaje, ahora tiene la vivencia de haber encarnado por poco tiempo su propia experiencia transcultural y su cosmovisión ha sido enriquecida, ampliada y renovada.

Te animo a dar estos pasos sencillos:

  1. Saca tu pasaporte
  2. Agenda una fecha oportuna para visitarles
  3. Planifica el viaje. Averigua los costos y
  4. Créele a Dios que esta es su buena voluntad porque el modelo perfecto es que “el Buen Pastor, su vida da por sus ovejas”.
  5. Extraído del libro “Cuidado Pastoral” de Claudia Bustamante

 

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: cuidado-integral-del-misionero

Votación
Sin votos (todavía)