Planeando el regreso a casa

planificando
Resumen

Definitivamente, planear un regreso a casa después de haber estado en el campo misionero, tiene sus requisitos, se necesita evaluar finanzas disponibles como la instalación que tendría el misionero dónde va a volver a vivir.

Fuente
Revista VAMOS

Entonces, si se piensa primero cuándo es el momento adecuado para regresar, la respuesta sería que depende del motivo de fuerza mayor que impulse al obrero a volver, pero, en todo momento hay que preguntarle a Dios, porque Él nos guía y da paz en nuestras decisiones. Es doloroso dejar el campo, sobre todo, cuando hemos pasado varios años allí, duele dejar discípulos, los amigos, etc., pero Dios es quien nos dirige.

Por otro lado, si hablamos de trazarnos un plazo de cuándo se regresa antes de salir al campo, podría ser de 6 meses a un año para planificar la transición de liderazgo o de los obreros que van a continuar con el ministerio que hacemos y para dejar todo cancelado en el lugar donde el obrero vivió.

Además de todo lo mencionado, el saber qué se necesita para volver a casa también involucra la preparación emocional para esa gran transición entre vivir en el lugar dónde Dios te ha llamado a servir y volver al país de origen dónde todo es diferente.

Luego, la preparación financiera para cubrir los gastos de volver al país, hay que tomar en cuenta que el apoyo financiero cuando regresamos al campo, puede desaparecer cuando los apoyadores saben que ya no vamos a servir como misioneros en otros países. Asimismo, la coordinación con la iglesia es muy necesaria para ponernos a la orden para servir en la iglesia y movilizar para las misiones tanto en la misma iglesia dónde pertenece como en otras.

Si pensamos en quiénes ayudan al regreso de un misionero, pues, puede ser la familia misma, la iglesia, los amigos, etc. A veces no hay personas disponibles, pero Dios provee de otros.

Por último, si la iglesia puede proporcionar algo más al misionero antes que regrese, es un “debriefing (una reunión)”, resulta muy útil en verdad. Una evaluación de lo que funcionó bien y las cosas que deberían mejorar, sobre todo, para el proceso de envío en cuanto a otros obreros.

Karuna, sirviendo en SIM Latinoamérica