EL PLAN DE DIOS PARA EL FINANCIAMIENTO DE LOS MISIONEROS