¿Cómo el voluntariado ha marcado tu vida?

¿Cómo el voluntariado ha marcado tu vida?
Resumen

¡Compruébalo a través de las vidas de otros!

Fuente
Revista VAMOS

“El voluntariado ha cambiado completamente mi vida. Durante el voluntariado me dieron muchas oportunidades para servir en diferentes áreas. Mientras ayudaba a otros, descubrí que ellos también me estaban ayudando. El voluntariado ha ampliado mis horizontes y me ha hecho darme cuenta de que puedo hacer más cosas de las que creía posibles”.

Michelle Tantillo, voluntaria con Cru

 

“Definitivamente las mejores experiencias han sido y son el involucramiento de universitarios en el voluntariado de nuestra organización. El sumarlos al trabajo de movilización, integrarlos en los procesos de enseñanza de las bases bíblicas, estadísticas y urgencia de la misión permite que se generen espacios de conversación, de cuestionamientos y de búsqueda junto a ellos.”

Rolando Campos, MOVIDA, en el Perú

 

“He participado en diferentes actividades como voluntaria, con diferentes ministerios, y he podido relacionarme con diferentes grupos de personas. Aunque no fueron tan duraderas, tuve la oportunidad de impactar sus vidas y mostrarles el amor de Dios a través de lo que hacíamos. Ver sus rostros, sonrisas y no solo decirles que Dios los amaba, sino también demostrarlo”.

Johanna Bernuy, miembro del equipo VAMOS

 

“El voluntariado ha permitido cultivar la humildad y esté dispuesto a servir para ayudar a los demás. También me ha ayudado a mejorar mis relaciones interpersonales y conocer muchos hermanos en la fe con los que no hubiera compartido de otra manera.”

Gustavo Cubillos, maestro del Seminario Bíblico Filadelfia, Colombia

 

“Tuve la oportunidad de ser voluntaria en COMIBAM 2017 realizada en Colombia, y todo lo vivido allí fue muy especial. En especial recuerdo una de las últimas noches de conferencia. Los voluntarios, que éramos de diferentes países, ya teníamos varios días trabajando y familiarizándonos, pero faltaba algo... Esa noche mientras cenábamos y descansamos en la sala de voluntarios, alguien tomó una guitarra y junto a unos cuantos, empezaron a cantar coros, luego nos fuimos uniendo más, y más personas, hasta el punto que ya nadie comía sino estábamos todos alabando a Dios, saltando, gritando; tanto así que llegaron participantes de afuera sorprendidos del ‘escándalo’ armado dentro. Ese tiempo fue revitalizante para todos nosotros, y para mí fue como un adelanto de lo que viviremos en el cielo: naciones unidas alabando a nuestro Dios.”

Ruth Lévano, peruana

 

“Mi visión para las misiones mundiales se ha ampliado y he encontrado muchas oportunidades para ayudar con los proyectos misioneros aquí y en el extranjero. Servir junto a los miembros del personal y otros voluntarios ha sido de bendición para mí. Estoy muy agradecida de que Dios me haya enviado aquí.”

Carla Sánchez, voluntaria con Cru

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: trabajo-en-equipo

Votación
Sin votos (todavía)