De Local a Global y De Adentro Hacia Afuera

De Local a Global y De Adentro Hacia Afuera
Resumen

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

Romanos 12:2 (RV60)

Fuente
Revista VAMOS

El traductor bíblico Víctor Gómez nos compartió que un estudio sociológico realizado en su ciudad, dio más valor a la amistad que a cualquier otro elemento en general.

Muchas veces se oye decir: “El amigo es más importante que la familia” o “se puede engañar a la mujer, pero no se puede fallarle a un amigo”, son frases habituales que muchas veces usa el ciudadano paraguayo”, dijo Víctor.

Por otro lado, la Iglesia en su responsabilidad con otros, aporta con normas de conducta, reglas morales y de principios éticos que la sociedad poco a poco deja de perseguir.

Es así que la iglesia local se constituye en un agente de reconciliación, por ello no debe de aislarse de su sociedad.

Jesús dijo: “No te ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal” (Juan 17:15).

Como cristianos estamos llamados a andar de manera irreprensible, a vivir bajo las normas de conducta establecidas por Dios en todo momento y bajo cualquier circunstancia. (1 Jn 2.6) y este alto nivel de conducta sólo es posible con la ayuda del Espíritu Santo.

“Nosotros ministramos a través de la enseñanza, a niños que viven alrededor de un basurero. Estamos enseñándoles los valores del reino de Dios y que vivan de acuerdo a ellos, para que sus vidas sean transformadas integralmente. Aún no están respondiendo como Dios espera, pero debemos aprender a confiar, obedecer más a Dios y ser más audaces”, dijo Karla Coronado, misionera, sirviendo en Guatemala.

Mirar localmente, nuestra Jerusalén, implica mirar también hacia adentro, hacia nosotros mismos. Cristo tiene que crecer en nosotros, y la naturaleza caída debe morir. Si el grano de trigo no muere no lleva fruto.

Sus discípulos, tenían primero que deshacerse de las malas costumbres y malos hábitos adquiridos a través de su sociedad.

“Bolivia es una sociedad por lo general machista, esto está enraizado en la cultura, es como cosa normal. Pero poco a poco, la iglesia está marcando la diferencia.

Conozco de un pastor que siempre predica para matrimonios y que habla de ayudar a la esposa y de verdad su predicas son de gran ayuda. Él tiene un comedor y prepara comida con su esposa y cuida de los niños mientras la esposa trabaja, es un ejemplo”, dijo Josy Huainoca, misionera de Brasil, sirviendo en Bolivia.

La Iglesia es un agente reconciliador. De ahí que el cambio es de adentro (desde cada creyente, miembro de la Iglesia) hacia afuera (cada creyente aportando de manera bíblica y correcta) para ser de influencia en su sociedad y de testimonio a las naciones.

Así, nuestro impacto no solo quedará en el ámbito local, sino que transcenderá fronteras.

Queda ser intencionales en nuestro crecimiento y testimonio para la gloria de Dios.

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: conociendo-el-mundo-musulman

Votación
Sin votos (todavía)