8 cosas que puedes hacer por las misiones en la salud

8 cosas que puedes hacer por las misiones en la salud
Resumen

Dios se manifiesta con vida en medio de la muerte

Durante la guerra en Siria, Dios inquietó mi corazón por Medio Oriente y postulé para apoyar como médico con la organización FAI, lo que dio un giro a mi vida.

Fui por tres meses y viví con los sirios junto a un equipo cristiano. Atendíamos casos extremos de emergencias y dormíamos en los refugios. Un día, Dios confrontó mi realidad a través de una gestante que llegó a la clínica subterránea en labor de parto.

Por la guerra, había corrido mucho y el bebé salió muerto.

El Espíritu Santo me dijo: “Hija, YO SOY AUTOR DE LA VIDA”. En ese momento, la madre llorando preguntaba en árabe cuál es el problema, pero Dios fue claro y me dijo: “yo no quiero que me sirvas por tres meses, sino por tres años, que dispongas tu vida para servirme”.

Sin entender por qué, dije: “Heme aquí, Jesús, si Tú eres el que has hablado, dale vida a este bebé”, y ahí mismo empezó a llorar, a tomar color y a mejorar su temperatura. Entregué al bebé a la enfermera mientras lloraba de gozo por lo que Dios había hecho.

Son incontables las historias de cómo Dios nos capacitaba para hacer cirugías y cómo esto llevaba a cambiar la perspectiva del mundo musulmán, de lo que significaba ser cristiano, que vieran a un cristiano como alguien que da su vida por amor a ellos y la fama de Jesús se extendiera.

El sueño de Dios era mayor, era hacer partícipe a su iglesia de movilizar otros profesionales de salud a lugares no alcanzados. Durante más de dos años Dios me ha permitido moverme a otro país de medio oriente para trabajar junto a nuestro equipo en Kurdistán, en centros médicos donde vemos el mover de Dios por medio de la oración como equipo.

Tania Cusy, Directora Médica de Campo en FAI Conoce más de FAI aquí: https://fairelief.org o www.faimission.org

Fuente
Revista VAMOS
  1. Averigua si hay algún misionero involucrado en esta área en tu iglesia o ciudad y comprométete a orar por él o ella.
  2. Si el misionero no está en una zona de peligro, contáctate con él y déjale saber que recientemente aprendiste un poco más sobre su trabajo.
  3. Ofrenda a un proyecto en particular.
  4. Si en tu iglesia no hay ningún proyecto o misionero involucrado en esta área, puedes averiguar en alguna agencia misionera. Una vez que tengas la información, ¡ora por ellos! Y compártela con otros.
  5. Conversa con tu pastor acerca de este tema, cuéntale lo que aprendiste y consúltale sobre hacer algún anuncio especial para contarlo a la congregación.
  6. Comparte con más personas de tu congregación sobre lo que has aprendido a través de la Revista VAMOS.
  7. Envía por correo electrónico, whatsapp o redes sociales esta edición a otras personas.
  8. Si eres un profesional de la salud y crees que Dios te está llamando, empieza por informarte y conocer más.

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: misiones-medicas

Votación
Sin votos (todavía)