4 verdades alentadoras para aquellos con enfermedades mentales

Salud mental
Resumen

El apóstol Pablo habla de un aguijón clavado en su costado que le suplicó a Dios tres veces que le quitara (2 Cor. 12: 7-10).

Fuente
Revista VAMOS

Los eruditos bíblicos no están seguros de cuál fue exactamente el aguijón de Pablo, pero puedo decirte la mía: el trastorno bipolar. Me diagnosticaron cuando era adolescente y más de tres veces le he rogado a Dios que me quite esto.

Me tomó más tiempo que Pablo escuchar a Dios decirme que Su gracia es suficiente. La enfermedad mental todavía puede ser un tema muy estigmatizado en la Iglesia.

Para aquellos que no tienen tales luchas, las ideas suicidas y la desesperación extrema que acompañan a la depresión clínica pueden ser difíciles de entender. Aunque muchos cristianos conocen la prueba de la ansiedad ocasional o los sentimientos depresivos, las personas con una enfermedad mental diagnosticada enfrentan desafíos únicos.

  1. No estás solo El pueblo de Dios ha sufrido, mental, emocional y físicamente, desde la caída. Incluso el mismo Cristo gritó desesperado en la cruz: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" (Mat. 27:46), haciéndose eco de un salmo de lamento (Sal. 22: 1). Cuando sufrimos, no estamos solos.
  2. No es tu culpa Aunque la enfermedad mental es el resultado de la caída, mi aflicción, como la del ciego de nacimiento (Juan 9: 3), no es un castigo por mis pecados o los pecados de mis padres. La enfermedad mental puede que no sea culpa mía, pero puede ser mi oportunidad de decir la verdad sobre el amor de Cristo a los demás.
  3. Dios te ve y está contigo Tenemos un Salvador personal que experimenta emociones. Mientras sufres los efectos de la enfermedad mental, puedes recordar la cercanía con Cristo. Él llora contigo, él también lloró, te comprende, intercede por ti, y te sacará del hoyo más profundo.
  4. La Palabra de Dios te habla La Biblia no teme hablar de angustia mental y emocional. Mira a Job o los salmos de lamento, que componen la categoría más grande de Salmos. Estas son canciones de personas que claman a Dios con desesperación: “Vuélvete a mí y ten misericordia de mí, porque estoy solo y afligido” (Sal. 25:16).

“¿Por qué te abates, oh alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Esperanza en Dios; porque otra vez le alabaré, salvación mía ”(Sal. 42:5).

“Porque mi alma está llena de angustias, y mi vida se acerca al Seol” (Sal. 88: 3). Guarda estas verdades en algún lugar donde puedas recordarlas con frecuencia. Compártelas con un amigo cercano, un familiar o alguien responsable que pueda recordarte cuándo lo olvidas, cuando no tienes la energía o la fuerza de voluntad para recordarte a ti mismo. La Palabra de Dios te habla incluso en los días más difíciles.

Puede que mi aguijón nunca se vaya de mi lado, pero puedo regocijarme en la grandeza y soberanía de mi Dios Poderoso. Esta enfermedad continúa recordándome que la gracia de Dios es suficiente para mí. Oro para que Dios me dé a conocer Su fuerza en mi debilidad.

Lieryn Barnett, escritora para “El Todopoderoso”, comenta sobre sus experiencias con el trastorno bipolar, la depresión y la ansiedad

 

Votación
Sin votos (todavía)