En Él estoy completo

En Él estoy completo
Resumen

A veces en el campo, en un abrir y cerrar de ojos los años volarán, haciendo que uno se vuelva mayor sin haberse dado tiempo para conocer a alguien.

Fuente
Revista VAMOS

“Me siento tranquila y en paz con mi soltería; aunque a veces tengo un gran deseo de casarme ya, pero no hay candidato; en ese momento suelto ese sentir y el Señor me hace recordar que en Él estoy completa y sigo adelante sirviéndole con gozo”, dijo Johanna, misionera peruana en Asia.

Lula, misionera ecuatoriana dijo, “no me niego a iniciar una relación a esta edad madura, pero sería un reto por haber estado tanto tiempo viviendo sola. Me gustaría conversar, conocer, salir con alguien, tomarse un café, ir al cine y que me digan cosas bonitas”.

Johanna nos contó que en la cultura donde vive el matrimonio es una obligación y hay un límite de edad para las chicas y chicos, “yo ya pasé esos límites hace mucho, y constantemente me preguntan los locales por qué no me he casado, pero siempre tengo respuestas interesantes para ellos”.

El factor edad es uno motivo por el cual algunos misioneros se rinden en el amor o al intento de iniciar una relación.

“Enamórate del Señor. Cuando tu amor descansa en Cristo, amarás y servirás a los demás con libertad, estés solo o con alguien.

No te apures, en Dios estamos completos, en Dios descansa nuestra la felicidad. El tener a alguien que camine contigo, que te abrace o te de palabras de ánimo es solo un poquito del verdadero amor que solo Dios ofrece”, dijo Lula.

Lula también nos comentó que sería todo un desafío para dos personas que han vivido solteras por tanto tiempo convivan, caminen y trabajen juntos, pero que también conoce personas que se han casado mayores y no les ha sido difícil.

Realmente estar solteros no es algo que nos deba poner tensos ni amargar la vida.

“Esperar en el Señor es la respuesta. El hecho de casarse un día no aumentará ni disminuirá nuestra pasión para servir al Señor; con o sin esposo deberíamos ser felices de servir cada día a nuestro Dios. Tanto los solteros como casados somos instrumentos útiles en las manos del Alfarero quien nos usa para Su gloria y la extensión de Su reino”, dijo Johanna.

Hay cosas normales que todos pensamos sobre la vejez, en especial los solteros, como ‘¿qué será de mí cuando este viejo?’, ‘¿quién me cuidará?’, ‘¿quién me dará de comer cuando no pueda?’.

“Estos son pensamientos muy naturales en los humanos, pero cada día tiene su propio afán, entonces tengo que vivir confiando en que Dios proveerá todo en Su momento”, añadió Lula.

Johanna también agregó que las oportunidades en el amor siempre llegan y puede haber alguien para cada uno, “Dios es un Padre bueno, y sabe responder apropiadamente y en Su tiempo las oraciones de Sus hijos que oran por un compañero”.

 

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: amor-en-misiones