El Señor Jesucristo debe ser el centro de la vida cristiana