El cuerpo de Cristo debe actuar