¡Ánimo en el llamado misionero! Por C. A. Gómez