Mujeres Precavidas

Mujeres Precavidas
Fuente
Revista VAMOS

Nora* tomó un taxi para llegar a su casa. Era su primer año como misionera en un país del África y salía de visitar a una pareja de amigos misioneros con los que solía reunirse. El taxista la llevó por la ruta acostumbrada, pero en el camino desvió el auto. Se adentraba al bosque cada vez más sin dar explicación y estaba llegando a los límites del pueblo. Nora, asustada y sin recibir respuestas, llamó por celular a la pareja de amigos con los que había estado y les contó lo que estaba pasando. Su amigo exigió conversar con el taxista y hablaron en el idioma local, por lo que Nora no pudo entender.

Ella notó que discutían hasta que el taxista le devolvió el teléfono. Su amigo conversó con Nora y trató de tranquilizarla, le dijo que el taxista debería regresar por el camino y llevarla a su casa. Nora estaba asustaba, no sabía si el hombre tenía una mala intención o si el problema del idioma le había afectado. De pronto el hombre se cogió la cabeza y empezó a renegar diciendo: - ¡¡¿Qué estoy haciendo?!!- Después de un momento, cambió de dirección y regresó para llevarla a su casa.

Nora quedó muy afectada con lo que había ocurrido. Nunca recibió una explicación del taxista y no se atrevió a preguntarle a su amigo lo que había conversado con el hombre.

No le contó a su iglesia local ni a ningún amigo lo que había lvivido. No supo cómo expresarlo. Años más tarde, situaciones similares volvieron a ponerla en crisis. Aunque ella había aprendido a no viajar sola en los taxis, los peligros la acecharon. La gracia de Dios la libró tres veces, de ser atacada por hombres malintencionados.

El pueblo donde Nora trabaja es un lugar donde la inmoralidad sexual es fuerte. Ella ha sentido en carne propia la experiencia de ser asediada por los hombres. Como es soltera, algunos lugareños quieren aprovecharse de la situación.

Aunque muy pocas veces quiso comentar su experiencia. Lo compartió con nosotros para dar a conocer los peligros a los que están expuestas las mujeres en el campo misionero y que sepan tomar las precauciones.

Las mujeres corren un riesgo en el campo misionero, más las que son solteras y sirven en lugares donde la mujer no es valorada o es vista como inferior al hombre. Existen tristes historias de misioneras que han sido atacadas, de diferentes maneras, por hombres malvados. Otros que buscan amedrentarlas, e imponer su poder sobre ellas.

Las mujeres tienen que tener un especial cuidado en el tema de seguridad. Informarse muy bien sobre el lugar al que van, los riesgos y peligros. Tomar una decisión basada en convicción y valentía, sin dejar de tomar todas las precauciones necesarias.

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: seguridad-en-el-campo

Votación
Sin votos (todavía)