Lecciones Aprendidas de Forma Dura

Lecciones Aprendidas de Forma Dura
Resumen

“Una vez, estuve tan ocupado que no había enviado una carta de oración en ocho meses, entonces hice una grande. Al final, ¡fue de 12 páginas! Les dije que era mi periódico.”

Mario Loss, Misionero de SIM

Fuente
Revista VAMOS

Con una voz monótona y un Powerpoint sobrecargado con mapas y datos aburridos, el misionero ha tomado más del tiempo asignado sin notar que su audiencia duerme.

Al ver la carta de oración que entró a su buzón, el colaborador está sin ganas de abrirla, porque sabe que las cinco páginas sin una imagen que el misionero le ha enviado no van a ser muy interesantes.

“¿Quieres ver las fotos?” pregunta la misionera, señalando una carpeta con 500 imágenes. El oyente busca una excusa para salir de allí inmediatamente.

Lastimosamente abundan los ejemplos de malas formas de comunicarnos, las hemos visto y, si somos honestos con nosotros mismos, las hemos practicado, pero se puede aprender de ello y no cometer los mismos errores.

Cristy, misionera en Asia, aprendió una lección cuando olvidó llevar su bosquejo a una iglesia en la que compartió.

“Empecé a hablar de todo y demasiado rápido, di tantas vueltas. Una amiga empezó a hacerme señales desde atrás y con pequeños carteles hechos a mano me instruyó para que pudiera terminar mi presentación. Ese momento fue terrible y me sentí muy mal. Ahora siempre me aseguro de llevar todo lo que necesito para las presentaciones aunque eso me tome unos minutos extra,” dijo Cristy.

Hablar dando demasiada información puede ser aburrido y hablar sólo de ti mismo tampoco llama la atención.

Un misionero llegó a la iglesia de Hans Ziefle, misionero en Chile con SIM, sin nada audiovisual y sin nada por escrito. Nos dijo lo que sucedió: “Sólo contó su testimonio y su experiencia pero no hubo forma de relacionarlo con su iglesia ni con una agencia sino parecía “un proyecto personal” sin respaldo y sin posibles filtros de control al dar o identificarse con él.”

Por eso hay que aprovechar cada segundo que una iglesia o una persona nos da para que la gente se sienta conectada con el llamado misionero dado para todo creyente.

“Una vez vi a un misionero al que se le permitió exponer su trabajo por cinco minutos y tres de ellos los gastó en presentar platos típicos, flores y bellos atardeceres en vez sacarle el jugo al poco tiempo que le dieron,” dijo Hector Munoz, misionero de CIMA (www.cima-net. com).

No debe ser un diario de tu viaje ni un mensaje superficial para tus amigos en Facebook. La presentación siempre debe contar de la realidad de las misiones mundiales con honestidad.

“He visto misioneros dando información que no es verdadera, muchas veces para intentar conseguir dinero, y esto perjudica mucho la obra misionera. Es un trabajo sufrido, pero también hay momentos de alegría. Presenta lo que Dios está haciendo. De esta forma Dios va a mover los corazones para involucrarse en la vida del misionero,” dijo Eduardo Pellissier, de SIM Brasil.

No debemos asumir que los oyentes ya conocen ciertas cosas ni dar detalles que no son tan importantes. A veces los misioneros aburren con historias que no son dinámicas y que no ayudan, dice Ezequías, misionero en la selva peruana.

“La carta de oración, a veces está llena solamente de cosas escritas sin una ilustración, sin fotos que muestren a la persona de quién estamos hablando,” dijo Ezequías.

Debemos asegurarnos de que nos entiendan de una forma integral, dice Alonso Ibáñez, periodista cristiano.

“En comunicación debes tener claro cuál es la idea que quieres transmitir, o sea el principio y el final de tu historia. Si tienes este elemento ganado, ya tienes 80 por ciento del éxito asegurado,” explica Alonso.

Cada misionero debe tener cuidado de no distraer sino atraer a la gente con cada aspecto de su presentación. Se distrae cuando una foto está deformada en una carta o PowerPoint. También cuando hay demasiado espacio en el diseño, los ojos van para los espacios en blanco. O a veces es al revés, el diseño o presentación está tan saturado que no se sabe qué mirar.

Queremos atraer a la gente a las misiones, a unirse a nuestro equipo y también a los no creyentes a Jesús sin hacer nada que los distraiga en ese camino.

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: comunicacion-integral

Votación
Sin votos (todavía)