Creados para servir al Señor del Mundo