El Más Grande Movilizador

Movilización misionera
Resumen

“El problema es que la iglesia no estuvo lista para lo que Dios ha estado haciendo, Él ha estado levantando misioneros y la iglesia no tenía ni idea de cómo enviarlos.”

Misionero David Andersen, fue pastor por 20 años, director de ENVOY.

Fuente
Revista VAMOS

El Más Grande Movilizador

Dios es el primer movilizador y enviador, como lo podemos ver en Su Palabra. Desde el envío de Moisés para liberar a su pueblo, hasta el envío de misioneros separados por el Espíritu Santo en la iglesia del primer siglo.

Estos ejemplos los vemos en la Biblia:

  • “Ahora pues, ve que te enviaré a faraón” (Ex 3.10).
  • “¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?” (Is 6.8).
  • “No digas: Soy un niño; porque a todos a quien yo te envíe, irás; y todo cuanto te mandare dirás” (Jr 1.7).
  • “He aquí que los envío como ovejas en medio de lobos” (Mt 10.16).
  • “Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones...” (Mt 28.19).
  • “Así como el Padre me envió, así también yo los envío a ustedes” (Jn 20.21).
  • “... dice el Espírito Santo: Apártame a Bernabé y a Saulo para la obra a la cual los he llamado. (...)Ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo...”(Hechos 13.2-4).

Dios siempre se ha movido a través de las personas que fueron motivadas a la acción. A lo largo de la historia en la Biblia, Él las llamó para movilizar los recursos físicos, espirituales, y financieros para lograr Sus planes y propósitos.

Muchos de los llamados por Dios reconocieron no ser las personas más capaces para cumplir Su misión. Así, fueron confrontados con sus dudas, deficiencias, temores, etc. Por ejemplo Moisés que decía que era tartamudo, Gedeón que dijo que su familia era la más pobre y él era el menor de ellos o Jeremías que por ser niño creía que no podía hablar.

Si como misioneros, reconocemos que no somos los indicados para hacer la obra, ese es el momento en que estamos listos, cuando somos humildes y dependemos de Dios. Y cuando nos dé la victoria por Su gracia y poder para servirle reconoceremos que toda la gloria le pertenece a Él.

“Pues consideren, hermanos, su llamamiento: No son muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles. Más bien, Dios ha elegido lo necio del mundo para avergonzar a los sabios, y lo débil del mundo Dios ha elegido para avergonzar a lo fuerte.

Dios ha elegido lo vil del mundo y lo menospreciado; lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte delante de Dios” (1 Corintios 1:26-29).

Apoyando en el envío

Provisión es una organización misionera chilena, legalmente reconocida y que está al servicio de todas las iglesias de Chile, sin distinción de denominación. Apoyando en el envío de misioneros a las naciones. Ellos sirven en seis áreas específicas que incluyen aspectos como: ayudar y orientar a la iglesia en la elaboración del proyecto misionero, del presupuesto, orientar en el levantamiento de fondos, conectar al misionero con campos en el exterior, administrar el sustento levantado por el misionero, apoyar en los trámites, etc.

Su Director Ejecutivo, Sergio Galaz dijo: “En este momento Provisión es la única en Chile, que tiene una estructura de envío, que se desarrolló en un proceso que demoró más de tres años para obtener los documentos legales que le permitan operar en el país. Aparte de ver todo lo que hace una agencia misionera nosotros también velamos por el tema un fondo previsional de pensiones, de la salud y de un seguro de vida para el misionero”. Así el misionero puede ir al campo con toda tranquilidad, y al volver tendrá su fondo previsional mientras cambia de ministerio, luego tendrá su pensión o será beneficiario en la vejez según sea la cobertura.

Esto contribuye a una movilización responsable en el envío de misioneros. Necesitamos apoyar al misionero de una manera comprometida y constante. Buscar que reciban un salario adecuado y beneficios sociales como cualquier otro trabajador. Porque ellos son trabajadores del Reino de Dios.

 
Votación
Sin votos (todavía)