No Surge por Casualidad

No Surge por Casualidad
Resumen

«Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.»

2 Timoteo 3:12

Fuente
Revista VAMOS

Al igual que en los tiempos bíblicos, hoy en día cuando un cristiano comparte del Evangelio o habla de su fe en Cristo en ciertos lugares puede resultar en prisiones, palizas, tortura o muerte (Hebreos 11:32-38; Filipenses 3:8; 2 Corintios 12:10; Hechos 5:40).

“La persecución es el trato que reciben los cristianos que viven en lugares donde no son bienvenidos, puede tratarse de desprecio, hostigamiento, encarcelamiento, pérdida de trabajo, rechazo familiar y social”, dijo Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España.

Desde el primer día de la creación, Satanás ha buscado de muchas formas, detener el plan maravilloso de Dios con los humanos y el mundo.

“Y de diferentes maneras, a través de los tiempos, ha usado instrumentos de turno, para callar la voz del Señor y de Su amada Iglesia”, dijo Adriana misionera en el norte de África.

Jesús dijo: «Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán.» Juan 15:20 «Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.» 2 Timoteo 3:12 «Bienaventurados seréis cuando por mi causa os insulten, os persigan y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestra recompensa es grande en los cielos, pues así persiguieron a los profetas que vivieron antes de vosotros.» Mateo 5:11-12.

“La Palabra es clara cuando Jesús habló sobre la persecución y el odio a sus discípulos que le seguirían”, dijo Andrew Hyles, sirviendo en Alemania desde India.

Una característica de la persecución es que no surge por casualidad, sino que es premeditada y organizada. Otra característica es que tiene distintos niveles, pero “el énfasis de la persecución no es cuan injusto es, sino en que es a causa de la justicia de Cristo”, dijo Silvia Ibáñez de CCMT en Argentina.

“Como ejército de Dios tenemos un gran enemigo, que es Satanás, y hará lo posible por intentar detener a cualquier soldado de Dios que predique las buenas nuevas a las naciones. Es por ello que nuestros hermanos, y aún nosotros mismos, somos perseguidos cuando hacemos la voluntad de nuestro Padre Celestial”, dijo Cecilia Figueroa sirviendo en Uruguay.

“La persecución no debe darnos temor. Si llega, debemos estar listos y gozosos como sucedió en el libro de los Hechos”, dijo Julieta Murillo, directora de Impacto Mundial en Ecuador.

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: la-oracion

Votación
Sin votos (todavía)