Cuidado Pastoral del Misionero

Formato
PDF
Cuidado Pastoral del Misionero
Resumen

Desarrollo temático de los componentes de una pastoral que cuida y de una iglesia que cuida cada uno en su rol

Fuente
Carlos Scott, Misión Local y Global (GloCal), http://misionglocal.blogspot.com/

Cuidado Pastoral del Misionero

Carlos Scott

Realidad de la Vida Misionera

¿Quién hace el cuidado pastoral?

¿Cuáles son las áreas de cuidado pastoral?

Necesidades de los misioneros

  1. Sentirse amado
  2. Sentirse valioso
  3. Sentir que su vida tiene propósito
  4. Sentirse protegido
  5. Sentirse parte de una comunidad
  6. Provisión de recursos

¿Cómo hacer el cuidado pastoral?

LA CONFIANZA Y EL EQUIPO VS EL FALSO CUIDADO PASTORAL

LAS BASES.

  1. A. CONFIANZA BILATERAL.
    1. 1. La confianza que la iglesia tiene en el misionero.
    2. 2. La confianza que el misionero tiene en su iglesia.
    3. 3. Fidelidad
  2. B. TRABAJO EN EQUIPO.

TERMINANDO CON EJEMPLOS

  1. Crisis cultural
  2. Crisis por mala administración del tiempo
  3. Crisis de ministerio.
  4. Crisis por “si yo hubiera estado”
  5. Crisis de “¿dónde están los que me enviaron?”
  6. Crisis por falta de sostén
  7. Crisis de idioma
  8. Crisis de “no tengo con quien hablar, ni contar mis problemas”
  9. Crisis de llamado
  10. Crisis en el equipo

Ideas prácticas de cómo cuidar a su misionero

  1. Antes de salir
  2. Mientras está en el campo
  3. Cuando regresa a casa
  4. Como parte del cuidado al misionero es necesario proveerle de constante entrenamiento y capacitación

El cuidado misionero es:

  1. 1. Bíblico
  2. 2. Imprescindible, porque no podemos limitar el potencial del misionero sino apoyarlo a que rinda al 100% de su capacidad.
  3. 3. Urgente porque ya se están enviando misioneros al campo sin este cuidado, exponiéndose a fracasos. Dios sigue levantando obreros y debemos evitar que regresen del campo desanimados, sintiéndose fracasados y frustrados ya que esto afecta tanto al misionero, el campo y la iglesia que envía.
  4. 4. Edificante porque la iglesia es grandemente bendecida, el misionero y su familia es reconfortada, apoyada y animada a permanecer y continuar con la labor que les ha sido encomendada.