¿Dónde estuviste, Dios?

¿Dónde estuviste, Dios?
Resumen

Le pregunté a Dios donde estaba cuando estaba en esa caja de carga escapando de China.

Fuente
Revista VAMOS

Dios dijo, “estaba contigo, secando tus lagrimas”. Él dijo, “estaba contigo en esa caja. No te sentaste en una tabla de madera sino en mi regazo. Estaba protegiéndote como un padre protegiendo a un hijo. Mis brazos te sujetaban fuertemente, y Mi cuerpo era grande y fuerte”.

Otra vez, pedí perdón, me dolía el corazón porque tuve cuatro abortos cuando era joven. Me acordé del último aborto, cuando estaba echada en la sala de recuperación. Recordé sentir un rostro en el aire; se apartó de mí, y toda la habitación se sintió vacía. No pude dejar de pensar acerca de ese recuerdo. Me sentí avergonzada, que Dios nunca me amaría ni me apreciaría.

Años más tarde le pedí a Dios perdón y le pregunté a Dios como se sentía por esta situación. Dios dijo: “Mi corazón estaba apenado. Pero mi amor hacia ti nunca se detuvo. Mientras tú estabas inconsciente en la operación, yo estaba mirando cada movimiento del doctor y las enfermeras, asegurándome de que estuvieras segura. Hija, incluso aunque rompiste Mi corazón, aún te amaba. El rostro en el aire que se apartó de ti… no era Yo.” Fue en ese momento después de 23 años, que la memoria desgarradora del rostro en el aire desapareció para siempre.

Este es el Dios que amamos, este es el Dios que servimos, este es el Dios que seguimos, este es el Dios que envió a su hijo Jesús a morir por nosotros de modo que pudiéramos ser perdonados, sanados y liberados. Nuestro Dios no condena a los que estamos en Cristo Jesús. Él ama, Él ama. Él sacrificialmente, pacientemente nos ama.

Pero Dios no ha terminado todavía. Él no sólo quiere sanar las heridas y hacer las paces por medio del arrepentimiento; Él también quiere capacitarnos para perdonar y para hacer justicia a los oprimidos.

Dios me ha dicho, “no quiero que sólo restaures el valor de la vida y la dignidad de las niñas y mujeres en la China, también quiero restaurar la vida robada, el valor y la dignidad de esa pequeña niña dentro de ti. Ya no eres una víctima sino Mi novia preciosa.”

Fuente: Chai Ling, un líder estudiantil clave del movimiento de la Plaza Tiananmen en 1989, nominada dos veces al premio Nobel de la Paz. Ella ahora es cristiana y fundadora de www. allgirlsallowed.org (Todas las Niñas Permitidas).

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: hijos-de-misioneros

Votación
Sin votos (todavía)