Haciendo de Facebook tu ministerio

Haciendo de Facebook tu ministerio
Resumen

"Si tú hoy en día le das un tratado a una persona en papel, lo tira. Pero si le mandas un mensaje: “Mira esto por Facebook”, lo verá rapidito. Facebook, una foto o un mensaje se han convertido en el ‘tratado’ de estos tiempos. Si la iglesia no lo ve como eso, siempre va a estar atrás."

Javier Peralta, ingeniero de sonido de Hosanna Woodlands, Director de Alabanza y músico

Fuente
Revista VAMOS

Tu perfil personal: Nuestros perfiles personales reflejan nuestras relaciones en un mundo roto. Aunque todo el tiempo no estamos compartiendo cosas sobre Dios, debemos apuntar a convertirnos en una influencia positiva, a compartir información que refleje nuestros valores y creencias.

Podemos darle a la gente algo para pensar, nuestra presencia en redes sociales debe reflejar nuestro carácter de amor.

Páginas de Facebook:

  • Fueron diseñadas para responder a las preguntas de la gente y crear un sentido de comunidad.
  • Están creadas para llevar el mensaje de una marca, una causa o un personaje.
  • No tienen límite de amigos (los perfiles tienen un límite de 5 mil).
  • Necesitas investigar a tu audiencia para saber con qué tipo de mensajes empezar.
  • Tú eliges cuándo y cada cuánto publicar, pero es recomendable no estar en silencio por tanto tiempo.
  • Puedes usar diferentes formatos: imágenes, videos, solo texto.

Al pensar en el contenido que difundirás, puedes compartir directamente las cosas que estás aprendiendo acerca de la Biblia, lo que Dios está haciendo en tu vida, compartir pensamientos o reflexiones de ánimo, o incluso responder a preguntas que muchos se hacen.

Sara Ypanaqué, Represente de Comunicaciones en AEL Perú

4 Ideas para el discipulado online

La pandemia, las restricciones y más situaciones nos han retado a encontrar nuevas formas de mantener relaciones de calidad a pesar de la distancia, así que, si quieres algunas ideas de cómo desarrollar un discipulado y usar la tecnología en el proceso, ¡toma nota!

  1. Realiza videollamadas: Ponte de acuerdo y ambos tomen un café, desayuno o snack, mientras conversan y desarrollan el tema planteado.
  2. Usen una aplicación para seguir un mismo plan de lectura: Si estás desarrollando un tema o planeas llevar un devocional juntos, utilizar una aplicación será de mucha utilidad. Pueden marcar sus progresos, resaltar las citas más resaltantes y luego compartirlas, entre otros.
  3. Compartir listas de música: Crean un playlist en Spotify o Apple Music con tus canciones cristianas favoritas e intercambiarlo.
  4. Escuchar un podcast y reflexionar: Los podcasts son una gran opción si lo que buscas es cambiar de formato. Hay muchas reflexiones según el tema que quieran abordar.