La comida no es suficiente

La comida no es suficiente
Resumen

Si bien muchas iglesias tienen servicios en línea durante el tiempo de cuarentena, muchas familias en el vecindario de María Isabel, de 12 años, no tienen acceso al internet. Elidiomar y Arianne, plantadores de iglesias en Río de Janeiro, Brasil, continúan organizando servicios todos los domingos. Un domingo, pensaron que simplemente saldrían y prepararían bocadillos para los niños, pero María Isabel insistió en que la comida no es suficiente.

Fuente
Revista VAMOS

“Necesitamos cantar alabanzas a Dios, escuchar la Palabra de Dios y orar a Dios”, dijo ella. Elidiomar estuvo de acuerdo y eso es exactamente lo que sucede ahora los domingos por la mañana en el patio delantero de la iglesia. Las sillas se desinfectan, se colocan a 1,5 metro de distancia y se predica la Palabra de Dios a María Isabel y otras personas.

María Isabel comenzó a asistir a un estudio bíblico en su vecindario hace dos años. Ella y sus hermanos llegaron sin la higiene adecuada y con la ropa rota y sucia. Ella observó y escuchó. El estudio bíblico del vecindario se transformó en una iglesia. María Isabel siguió participando, siempre acompañada de sus hermanos menores. Ella, sus hermanos y otros niños del barrio llegan cada semana con una clara necesidad, no solo de Cristo.

Antes, el comportamiento de los niños era ruidoso, agresivo e irrespetuoso. Cristo está transformando la vida de María Isabel y sus hermanos. Y durante estas últimas semanas, la madre de María Isabel también ha estado asistiendo a los breves servicios al aire libre. Puede que sea 2021, pero todavía existen muchos retos ministeriales en lugares donde la tecnología no es accesible todos.