Jóvenes obreros dispuestos

Jóvenes obreros dispuestos
Resumen

"Esto no va a funcionar...regresemos a casa", dijo el líder de nuestro grupo mientras esperábamos en el campus de la Universidad de Loja. Nadie había llegado para el estudio bíblico que a habíamos comenzado apenas la semana anterior.

Fuente
Revista VAMOS

Yo sabía que su fe estaba siendo probada en ese momento y le recordé lo que la Biblia decía sobre la presencia de Dios; que Él está con nosotros y es por nosotros sin importar si estamos solos o con muchas personas. Más tarde, cuatro personas llegaron y nos sentimos muy agradecidos de no haber cancelado la reunión ese día.

Todo comenzó en abril de este año. Junto a otros tres misioneros visité Quito para aprender sobre el ministerio, "Confraternidad Internacional de Estudiantes Evangélicos" (IFES por sus siglas en inglés. https://ifesworld. org/es).

Fue una gran experiencia. Fue nuestra oración que pronto pudiéramos comenzar un ministerio con los estudiantes en Loja, Ecuador.

Tuvimos un par de reuniones con algunos de los pastores de las iglesias locales y de ésta forma pudimos desarrollar un maravilloso equipo que deseaba abrazar el reto de entrar al campus universitario para plantar la semilla del Evangelio.

¡En tres universidades de Loja, Dios ha plantado tres grupos de estudiantes cristianos con gran pasión de compartir el Evangelio de Jesucristo con sus compañeros! Un grupo de pastores de diferentes iglesias de Loja se ha comprometido a orar y apoyar estos grupos de estudiantes en sus ministerios.

Tuvimos entrenamientos y conversaciones con estos estudiantes cristianos en las universidades de Loja por recomendación de sus pastores. Desde la segunda semana de junio esos estudiantes han estado ofreciendo una reunión semanal para compartir un pasaje bíblico con cualquier estudiante que esté interesado.

¡Agradecemos a Dios por cada estudiante con valor que ha decidido compartir su fe abiertamente con sus compañeros de clase para ser un testimonio de Cristo en el campus! ¡Y damos gracias a Dios porque no nos dimos por vencidos al principio, cuando sentimientos de ansiedad y nerviosismo surgieron dentro de nosotros justo antes de que el ministerio comenzara! Muchas veces en nuestro diario vivir decidimos "tirar la toalla," especialmente con personas a las que estamos tratando de compartir el Evangelio pero que continúan rechazándonos. Sin embargo, no importa cuál sea la situación, nuestro trabajo es el de compartir las Buenas Nuevas de Jesús, plantar la semilla y Él se encargará de hacerla crecer a Su tiempo.

Carlos Ruiz, misionero de SIM en Ecuador

 

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: luz-para-el-medio-oriente