Formando Jóvenes Misioneros

Jóvenes
Resumen

Danie Borer, encargado de CIMA Perú. Un ministerio que busca animar e involucrar a los jóvenes cristianos en la Gran Comisión a través de campamentos misioneros y viajes de corto plazo. Conversó con nosotros y nos dio su opinión sobre el trabajo con la juventud y cómo ayudarlos en su pasión por las misiones.

Fuente
Revista VAMOS

¿Cuál es el trabajo de CIMA hacia la juventud?

Nuestro trabajo es desafiar a los jóvenes y que como pueblo evangélico reconozcamos la Gran Comisión que tenemos. Yo a veces digo que cuando aceptamos a Cristo y entramos a la familia evangélica, el único propósito que nos queda en el mundo es ser testigos y todo lo que hagamos tiene que, de alguna manera, canalizarse para eso y llevar las Buenas Nuevas a todo lugar. Todo lo que hagamos que no cumpla con este propósito es una pérdida de tiempo o una distracción. Por eso con CIMA queremos que los jóvenes tengan esa consciencia clara de lo que es el mundo perdido, en su país y más allá de sus fronteras.

¿Cuáles serían algunas recomendaciones para los líderes y pastores que tienen jóvenes con pasión misionera?

Que tengan una visión amplia, y estén dispuestos a romper sus propios paradigmas. Cuando un joven le diga: “Tengo un llamado para irme a Tailandia”, apóyenlo en ese llamado. Tal vez la iglesia no puede levantar el dinero de hoy a mañana pero oren con él, preséntenlo a la iglesia, busquen cómo financiar su viaje. Sean una iglesia misionera que mande obreros donde el Señor diga y no donde el pastor diga. Uno puede pensar que invertir en un joven que es muy bueno para la iglesia y enviarlo a un lugar donde no habrá impacto directo para mi iglesia es un desperdicio. Pero la matemática divina funciona diferente y en verdad más vale dar que recibir. Si entregamos a nuestros líderes, a nuestros jóvenes, nuestras finanzas, etc. estamos dando lo mejor y Dios recompensa eso.

¿Qué cosas claves puede hacer el joven en la espera, para que su iglesia reconozca que fue llamado?

Yo tuve que esperar seis años antes de salir. Cuando tuve la convicción de irme a tiempo completo Dios me llevó a estudiar una maestría. Hice lo que el Señor me dijo. Aunque ya tenía en mente salir, esperé. No tenemos que desesperarnos.

Moisés, ¿cuándo fue llamado para cumplir su propósito?. Abraham ¿cuándo salió de su tierra? Así, hay muchos ejemplos de personas que tuvieron mucha paciencia. Dios puede hacer lo mismo con un joven en un año que en diez. Si con un corazón sincero buscas ser obediente a Dios, y luego obedeces a tus autoridades.

Dios nunca te va a castigar, jamás, Él te va a bendecir por esto.