Orando por los Hijos de Misioneros

Orando por los Hijos de Misioneros
Resumen

El hijo de un policía, de un médico, de un bombero no tiene la misma situación que el hijo de un pastor o misionero. Muchas son las presiones que están sobre los hijos de quienes sirven a Dios. A veces un dilema se cierne en la cabeza de un hijo de ministro.

Fuente
Revista VAMOS

“Papá y Mamá que están en el ministerio cristiano pueden exigir demasiado de esa niña o ese niño. La congregación muchas veces se torna cruel y tienen expectativas muy altas de sus hijos”, dijo Ivan Lazarec, hijo de un pastor en Argentina.

Las familias cristianas fuertes pueden sobrellevar los problemas, vencer las dificultades, perseverar el enfrentar los desalientos y ser un poderoso testigo del amor y la gracia de Dios a través de su vida diaria.

Lamentablemente, Satanás sabe que una de sus estrategias más eficaces para entorpecer la obra del Señor es destruir el testimonio de la familia, así que, a menudo, toma ventaja de la vulnerabilidad de los niños.

No olvidemos que a la larga son hijos tan “normales” como los de cualquier creyente, pero los misioneros, obreros y pastores enfrentan la guerra espiritual cada día. Oren por ellos y díganles que están orando. Debemos orar en casa, en nuestros devocionales y también, podemos formar un grupo de oración con otros creyentes.

Si no sabes que orar, piensen en cualquier familia que conozcas. La familia misionera pasa por cosas muy parecidas.

Por ejemplo, cuando tu hijo esté enfermo, ora también por los hijos de misioneros, que están pasando por esto en este momento.

Ore que Dios dé sabiduría a los padres para criar a sus hijos. Ore que los hijos desarrollen sólidas relaciones de amistad con otros jóvenes cristianos y con el Señor. Financieramente y emocionalmente puede ser difícil para los padres proveer a los hijos de estabilidad en el hogar y una buena educación cuando se vive en otra cultura. Ore también por los hijos de misioneros que ya son adultos.

Quienes vuelven a sus países para estudiar en la universidad o para trabajar y que enfrentarán la separación de sus padres y un difícil tiempo de ajuste cultural.

“Los hijos de los misioneros son miembros sumamente importantes del grupo misionero, aunque frecuentemente ellos no son reconocidos como tales. La oración conocedora, efectiva y estratégica a favor de ellos puede evitar las pérdidas significativas que pueden ocurrir si estos no se ajustan a la voluntad de Dios para ellos”, dijo Natalia Pereyra de RAIM Kids.

RAIM usa un devocional para que los niños participen movilizando a otros en la oración por los hijos de los misioneros.

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: movilizando-la-juventud

Votación
Sin votos (todavía)