Representantes de Cristo

plantación de iglesias
Resumen

La iglesia no es un edificio, son personas llamadas y escogidas por Dios y es el método que Dios utiliza para que todos sean salvos.

Fuente
Revista VAMOS

Meredith McAllister, misionera de Reach Global trabajando en la plantación de iglesias en Tarma-Perú, dice que las iglesias son necesarias, ya que la gente no crece en el vacío. “La iglesia es la forma que Dios ha establecido para representarle en este mundo, donde podemos servir y crecer”, mencionó Meredith.

Thomas Larner, misionero de IMB quién ha servido por 17 años en plantación de iglesias también enfatiza su importancia: “Debe haber un lugar donde el convertido se congregue y para que la misión de Dios se vaya cumpliendo por medio de su pueblo”.

Según Stuart Murray, en su libro “Fundamentos de la Plantación de Iglesias”, las bases bíblicas para la plantación son:

La Encarnación: De la misma forma que Dios se encarnó en la persona de Jesús para identificarse con el ser humano, la iglesia debe encarnarse en una comunidad específica para identificarse con sus necesidades y llevar el mensaje del Evangelio integral, encarnando los valores de Jesucristo (Fil. 2, Jn. 1:1, 1:14).

La MISSIO DEI (la Misión de Dios): El Dios de la Biblia es un Dios que constantemente busca a los perdidos y a los necesitados para darles salvación y transformación. De la misma forma, la iglesia debe seguir a Dios en la comisión de hacer discípulos, transformar comunidades y ser agente de cambio de parte de Dios (Jn. 3:16, Mt. 28, Mr. 16:15-16, Lc. 24:46-49).

El Reino de Dios: La iglesia proclama y señala lo que Jesús proclamó y señaló. La iglesia apunta, señala, encarna y enseña el gobierno de la soberanía de Dios sobre la creación y sus criaturas (1 P. 2:9-12, Col. 1:13).

Dios utiliza a su iglesia, para que el mandato de la Gran Comisión se cumpla. La iglesia, que está constituida de seguidores de Jesús, debe representarle en todo lugar buscando que Su gloria se extienda en todo el mundo.

¿Por qué plantar Iglesias?

  1. La población está creciendo rápidamente.
  2. Las iglesias nuevas ganan a más personas que las ya establecidas.
  3. Las iglesias establecidas tienden a estancarse.
  4. Las iglesias nuevas pueden estimular a las ya establecidas.
  5. Se necesitan iglesias cerca de donde viven los perdidos.
  6. Las iglesias nuevas son más flexibles.
  7. Es imposible que una iglesia alcance a todos.
  8. Las iglesias nuevas desarrollan líderes rápidamente.
  9. La cercanía ayuda al discipulado.

Excusas para no Plantar Iglesias

  1. Comenzar nuevas iglesias debilita a las ya establecidas.
  2. Comenzar nuevas iglesias cuesta mucho.
  3. Perderemos a mucha gente de nuestras iglesias.
  4. Ya tenemos muchas necesidades.
  5. No debemos forzar la plantación de una iglesia.
  6. No podemos proteger la sana doctrina.
  7. Comenzar iglesias crea competencia denominacional.
  8. Una iglesia para cada ciudad es el patrón del Nuevo Testamento.
  9. Comenzar iglesias no me va a ayudar en mi carrera ministerial como líder.

Fuente: Dr. Daniel Sánchez, escritor del material “Cómo sembrar iglesias en el siglo XXI”

 
Votación
Sin votos (todavía)