Una visión de multiplicación

Una visión de multiplicación
Resumen

Charles Spurgeon, además de servir como pastor, trabajó para su seminario bíblico reclutando, enseñando y levantando fondos, todo para plantar iglesias. Para él, la misionología necesita una eclesiología fuerte para ser verdaderamente bíblica. Del ejemplo de Spurgeon podemos aprender 3 cosas:

Fuente
Revista VAMOS
  1. Entrenar hombres para amar a la Iglesia: El seminario y la iglesia estaban integradas de tal manera que los estudiantes observaban cómo aplicar sus estudios en un área de trabajo. Esto hizo que su amor por la iglesia sea más profundo al observar el poder transformador del evangelio activamente.

    Una vez que los estudiantes se graduaban, reproducían lo que habían observado, experimentado y llegado a amar. Los graduados habrían visto el fruto de la aplicación del evangelio dentro de la iglesia y deseaban multiplicarlo por medio de la plantación de iglesias. Spurgeon lo entendió: “solo los hombres que aman a la Iglesia pueden reproducirla de manera efectiva”. Solamente los hombres que son formados por la Iglesia, aprenderán a apreciarla y a sacrificar lo que sea necesario para replicarla.

  2. Entrenar hombres para construir la Iglesia: La visión de Spurgeon sobre las misiones estaba centrada y basada en la Iglesia. Él sabía que un modelo centrado en el evangelio, bien construido e implementado con sabiduría, tendría un impacto mayor que 100 iglesias sin rumbo.

    “Las iglesias funcionales” cumplen con roles estratégicos en el diseño evangelístico de Dios: son lugares de reclutamiento, centros de formación, y focos de entrada de misiones para la expansión del evangelio. Crean modelos de trabajo que muestran el impacto del mensaje que apoyan. Lo más importante, son magníficas herramientas para conectar el mundo con Aquel que hace el llamado.

  3. Entrenar hombres para multiplicar a la Iglesia: Spurgeon fundó su iglesia para que sea una iglesia multiplicadora. Hoy, el legado de esta gran iglesia es innegable. Muchas iglesias se plantaron en donde no había iglesias en Londres y en todo el país debido a los esfuerzos de los estudiantes del seminario.

    Spurgeon entendía que entrenar plantadores de iglesias no es simplemente descargar más conocimiento espiritual. Se trata de alterar la genética del liderazgo para incluir a la Iglesia para después enviar a hombres a multiplicarla. Charles Spurgeon tenía una visión de multiplicación, eso lo llevó a construir algo que llevó a hombres a la cosecha.

    Spurgeon construyó una “iglesia que funcionaba muy bien” y luego dio su sangre, sudor, y lágrimas para multiplicar el modelo por todo el territorio. Más de un siglo después, somos los herederos de su legado espiritual, no solo a través de su predicación, sino a través de su compromiso de multiplicar iglesias saludables.

Fuente: Dave Harvey, pastor en Estados Unidos

 

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: judaismo

Votación
Sin votos (todavía)