¿Puedo ir al campo misionero a pesar de que tener dificultades con mi salud mental?

Salud mental
Resumen

“Un diagnóstico no puede ni debe impedir nuestra vocación misionera. Las personas con inclinación a padecer depresión pueden perfectamente servir en el ministerio mientras se hagan cargo de su condición y esta esté siendo tratada y acompañada”, dijo Rolando, psicólogo, misionero movilizador y director de Movida en el Perú.

Fuente
Revista VAMOS

Rolando considera que, si bien las psicopatologías son una carga extra con las cuales lidiar en el servicio misionero, estas no son invalidantes. Mientras no haya pérdida de juicio de la realidad, una adicción fuera de control o represente un riesgo para sí mismo o los demás, las afecciones psicológicas bien tratadas —ya sea desde la psicofarmacología o desde distintas propuestas terapéuticas— permiten un desempeño social, laboral y ministerial totalmente normales.

Carlos Pinto, psicólogo clínico y de familia, está de acuerdo con que una persona que vive con depresión puede servir en el campo misionero, pero previa evaluación psicológica para identificar qué tipo y cuál es el nivel de depresión: leve, mediano o agudo y si la persona requiere medicamento. Es importante recordar que las afecciones orgánicas o emocionales que son fácilmente controladas cuando uno vive en su propio país, muchas veces se agudizan al vivir en otro país por el aumento del nivel de estrés que se experimenta.

Por otro lado, toda persona debe ser consciente de su necesidad respecto a su salud mental y los líderes deben asumir su responsabilidad en cuanto a la evaluación y diagnóstico sin prejuicios para que el enviado pueda irse al campo gozando de buena salud y con herramientas claves para su sostenimiento en el campo.

“No podemos asumir que esto es únicamente responsabilidad del misionero, la iglesia debe velar y acompañar el proceso de transformación en la vida de todo discípulo.

Los candidatos deben estar dispuestos a someterse a toda autoridad y proceso para su salud mental, sabiendo que su victoria en el país enviador, será testimonio en el campo misionero”, dijo Brenda Castro de Ortiz, consejera en el área de misiones del Centro Bíblico El Camino, Guatemala, Brenda recomienda que todo obrero enviado pueda ir al campo en victoria frente a la depresión y ser acompañado fielmente en su servicio.

 
Votación
Sin votos (todavía)