Que la enfermedad no te detenga