El Agotamiento No es un Fracaso Espiritual

El Agotamiento
Resumen

“El Señor no nos obliga a matarnos en el campo misionero. No hablo de ser perezoso sino de establecer límites”.

Tim Kunkel, misionero de la IMB

Fuente
Revista VAMOS

Si estás sufriendo de agotamiento o estás muy cerca de caer en él, no sientas que eres menos espiritual. Al contrario, este mal puede sucederle incluso a grandes siervos de Dios, bien intencionados en gastarse por amor a los otros. El Dr. Archibald D. Hant en su artículo “Agotamiento: Su Cura y Prevención” dice: “Si no fuera por los recursos del Evangelio, la tarea del ministerio sería imposible de lograr. No es una reflexión en la ineficacia del Evangelio cuando un pastor sucumbe al agotamiento. Simplemente es un reconocimiento de que la gloria del Evangelio, se encuentra en unas vasijas muy humanas. No te sorprendas si de vez en cuando tienden a mostrar señales de debilidad”.

En lugar de sentir culpa o vergüenza, empieza por admitir el problema y busca soluciones. Ora para que Dios te de sabiduría y el valor para tomar acciones directas e indirectas para el cambio, y míralo como una oportunidad que Dios te da para cuidarte.

“Personalmente, yo lo veo como a un sistema de protección muy importante; la señal de advertencia que nos dice que hemos perdido el control de nuestras vidas”, dijo Archibald.

Que Dios Guíe Tu Agenda

Fácilmente en el ministerio, se cae en complacer a todos, atender muchas invitaciones, recargarte de actividades y olvidar el principal propósito por el que estás sirviendo.

Ese sentido de que tú puedes y debes hacerlo todo es abrumador. Recuerda que eres parte de un cuerpo y otros también pueden hacer la tarea contigo. Aprende a poner límites y preguntarle a Dios lo que debes hacer. “Planear con Dios, disfrutar de ver cómo Él obra en un lugar y no pensar que depende de nosotros”, dijo Javier Zubieta, misionero de SIM en Bolivia.

Tim Kunkel, misionero de la IMB en Paraguay, cuenta su propia experiencia para no sobrecargarse de actividades: “Si una persona me hace una invitación yo le digo que me manden un e-mail de fechas explicándome por qué me escogió a mí, y al hacer esto, muchas personas ya no lo hacen, entonces así depuro. Al recibir la propuesta yo puedo orar y preguntar a Dios si Él quiere que yo lo haga. Es muy halagador para un predicador recibir tantas propuestas, uno se infla pero no sé si es lo que Dios quiere”, dijo Kunkel. Hay que tener muy claro las cosas que Dios quiere de nosotros para no distraernos con otras cosas en la agenda. Esto implica una búsqueda constante de Dios para escuchar sus planes, además de seguir su ejemplo y ordenanza.

“La misión que Dios nos dejó es hacer discípulos. Un líder debe formar otros líderes”, dijo Félix Rodríguez, Director de MOVIDA en Paraguay. Kunkel agrega una reflexión sobre la agenda del Maestro: “Jesús hacia retiros, ministraba y estaba a la disposición de los creyentes y discípulos, pero no estaba el 100% de su tiempo para los demás. Él estaba muy concentrado en lo que era Su misión”, dijo Kunkel.

 

Si deseas conocer mas sobre este tema, entra al siguiente link: agotamiento

Votación
Sin votos (todavía)